Plan de Estudios

Curso: Servidor de Música

Edad: 18 a 49 años
Duración: 3 años

Características y Objetivos:
El Curso de Servidor de Música nació en respuesta a una necesidad actual de nuestra Iglesia Católica: multiplicar el servicio de la música, o ministerios, formando adoradores de Dios en Espíritu y en Verdad. Ofrecemos una formación Básica y de Excelencia.

Formación Básica: La formación parte de conocimientos Básicos, porque para poder atender a la demanda mencionada no exigimos tener conocimientos musicales previos. Impartimos saberes que se van incrementando y afianzando en los distintos años y niveles de estudio. No obstante, para aquellos inscriptos que vienen con conocimientos musicales previos, tomamos los mismos para ubicarlos en el nivel más adecuado al alumno. Las materias musicales que se dictan son tres:

1) Canto: Su función es primordial para los futuros servidores de música, ya que la transmisión del mensaje de Dios en forma cantada debe ser clara y adecuada, tanto en su expresión como en su contenido. Estos requisitos se cumplen a través de la aprehensión de una técnica vocal correcta.

2) Instrumento: Dice el Salmo 150, 3-6:

Cristocentrica

"Alábenlo con toques de trompeta,
alábenlo con el arpa y la cítara,
alábenlo con tambores y danzas,
alábenlo con laudes y flautas.
Alábenlo con platillos sonoros,
alábenlo con platillos vibrantes.
¡Que todos los seres vivientes alaben al Señor!
¡Aleluya!"

El futuro alumno de Cristocéntrica debe optar por una de las siguientes orientaciones instrumentales:
- Guitarra
- Teclado
- Batería

3) Audioperceptiva: Es ésta una materia que conlleva una diversidad de objetivos muy amplia. Por una parte se aborda el estudio del lenguaje musical tonal para conseguir herramientas de lecto-escritura musical, así como para proveerse de un vocabulario técnico común a todos los músicos. Es también una instancia de comprensión del hacer musical de las otras materias. Pero además, el nombre de la materia responde al modo de enseñarla: la educación audioperceptiva de la enseñanza musical contempla un primer período de aprendizaje intuitivo en la que se desarrollan habilidades psicomotrices y de escucha afectiva o sensible, necesarias para el normal desempeño en situaciones musicales de mayor complejidad.

La materia troncal de todo el curso es: Espiritualidad

Formación de Excelencia:
Nuestro modelo, ejemplo y pasión es el Señor Jesús. No nos dejamos guiar por el ego y el orgullo, buscamos ser Cristo céntricos incorporando los conocimientos y hábitos que nos llevan a servir como lo hace el Señor. El espacio principal por donde corre este río de vida es la materia Espiritualidad, eje de toda la Escuela. Algunos de los módulos que la integran son: Esencia de la adoración, Motivación, La vocación y las virtudes del salmista, Alabanza y Adoración, El servicio en Grupos de oración, El servicio en retiros, Servidores líderes como Jesús (liderazgo), La música al servicio de la liturgia, Autoridad del creyente, y más…. La bibliografía utilizada es la Biblia, el Catecismo de la Iglesia Católica, los documentos de la Iglesia, material extraído del ministerio Jésed de México, material extraído del Instituto CanZion, de Marcos Witt, y enseñanzas del predicador católico Hernán Ferreira.

Capacidades del Egresado:
Como consecuencia de nuestra misión y visión estamos seguros de que así, formando primero el carácter del músico y danzor y luego proporcionándole herramientas técnicas y de servicio, egresarán personas dóciles al Espíritu Santo, obedientes a sus autoridades, y capaces de enriquecer, permanecer y multiplicar ministerios y servicios de música.


Danza en el Espíritu

La Danza en el Espíritu es otra manera de alabar a Dios. Es la posibilidad de alabar a Dios con todo tu cuerpo, tu mente, tu alma y tu espíritu, pudiendo disponerse, íntegramente al mover del Espíritu Santo.

En el antiguo testamento, el Rey David danzaba en presencia de Dios, 2 Samuel 6,14 : "David, vestido con un efod de lino, danzaba con todas sus fuerzas delante de Yave."

En Cristocéntrica el objetivo principal en el área de danza es poder formar servidores de danza en espíritu y en verdad. Para ello se plantea la necesidad de la formación académica y espiritual en conjunto. Pudiendo contar con herramientas variadas para llevar a cabo la obra de Dios a través del carisma de la danza.

El curso de Danza en el Espíritu está pensado en dos años de cursada. En los cuales se plantean dos ejes importantes: La Espiritualidad y la Técnica.

No es necesario tener conocimientos previos. Edad mínima 15 años

Plan de Estudios:

1er año:
-Danza en el Espíritu I:
Fundamentación bíblica. Conceptos dentro de la danza en el Espíritu. Experimentación de la oración espontánea a través de la danza. Se aspira a que el alumno pueda descubrir el carisma de la danza en el Espíritu.
-Técnica de la Danza I:
Se aspira a que el alumno pueda manejar mínimamente estructuras propias de la danza para su utilización personal, grupal y para la evangelización. Manejo de conceptos de rítmica corporal. Técnicas a ver: Danza clásica, Danza contemporánea, preparación física y elongación y pilates.
-Espiritualidad I
-Canto I

2do año:
-Danza en el Espíritu II:
Fundamentación bíblica. Santos de la iglesia que danzaron. Conceptos sobre el cuerpo en el Concilio.
-Técnica de la Danza II:
Danza Contemporánea II. Danza clásica. preparación física y elongación y pilates.
-Composición:
Armado de una obra con un mensaje evangelizador. Elementos de la composición coreográfica y cómo llegar al Pueblo de Dios a través de la danza. Discernimiento sobre el servicio del carisma de la danza una vez terminada la escuela.
-Espiritualidad II

Capacidades del egresado:
Como consecuencia de nuestra misión y visión estamos seguros de que así, formando primero el carácter y luego proporcionando herramientas técnicas y de servicio, egresarán personas dóciles al Espíritu Santo, obedientes a sus autoridades, y capaces de enriquecer, permanecer y multiplicar ministerios o servidores.